Inicio Poemas Certámenes Enlaces Humor Contacto
 Portal de Poesía
Portal Poesía

Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.

Por ir al Norte, fue al Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo;
que la noche la mañana.
Se equivocaba.

Que las estrellas eran rocío;
que la calor, la nevada.
Se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa;
que tu corazón su casa.
Se equivocaba.

(Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.)




                        (Rafael Alberti)

Material Didáctico
Ayuda y Utilidades


 
Si consideras que  Portal de Poesía
te ha sido de utilidad y  deseas ayudar
  a mantenerlo, agradezco cualquier
mínimo aporte que puedas realizar.



Gracias por colaborar
 
Gaviotas Figuras Retóricas I

â–º ACUMULACIÓN (del latín accumulatio-onis)

Enumerar las partes y circunstancias para dar mayor fuerza a los argumentos, apoyados seguidamente por muchos pormenores. Se usa para dotar de mayor claridad y desarrollar en forma meticulosa la idea sustancial. También se la llama atroísmo.

Ejemplo:

“(...) La mansión tenía un aspecto siniestro: telarañas por doquier y en cada rincón; vidrios despedazados; puertas viejas, pesadas y ruidosas; persianas carcomidas y murciélagos, cual guardianes (...)”.

â–º ADJUNCIÓN (del latín, “unión”)


Sobrentendimiento del verbo en diferentes oraciones gramaticales.

Ejemplo:“(…) Era un hombre de mucha violencia, (era) expedito en las decisiones, (era) muy aficionado a ser el primero en actuar (…)”.

(ZEUGMA)

â–º ALEGORÍA (del griego allegoría: álla, “otras cosas”; agoréuo, “yo hablo”)

Opera cuando una cosa significa o representa otra diferente. Aristóteles la denominó “metáfora continuada”; de hecho, amplía la idea.

Ejemplo:

“La nave del corazón, combatida por los vientos de las pasiones turbulentas, se estrella en las rocas del vicio; pero si es llevada por el suave soplo de la virtud, arribará segura al puerto de la inmortalidad”.

Nota. Son también alegorías obras enteras, como La divina comedia, de Dante, o Don quijote, de Cervantes.

â–º ALITERACIÓN (del latín ad, “a” y littera, “letras”)

Repetición intencional de letras para lograr ciertos efectos.

Ejemplo:

“(…) que tu sepulcro cubra de flores primavera (…)”. (La “r”)

(RUBÉN DARÍO, Responso a Verlaine)

â–º ALUSIÓN (del latín allusio-onis, “retozo, juego”)

Referencia a cosa o hecho que se supone conocido.

Ejemplo:

“(...)y que, como entre poetas

no llega la `sangre' al río,

y es gran decidero

el que `de herrero a herrero' (...)”. (Alude a un conocido refrán)

(GABRIEL y GALÁN, J.M., A correo vuelto)

â–º ANACEFALCOSIS (del griego ana, “de nuevo”)

Sumaria recapitulación de los principales puntos de un escrito o de un discurso.

Ejemplo:

“(...) respecto a la resurrección de Jesús, el orador mencionó tres datos esenciales:
se habían cumplido las profesías;
se trataba, en efecto, del Hijo del Señor;
quien siguiera su camino obtendría la salvación”.

â–º ANACOLUTO (del griego, “inconsecuente”)

Supresión intencional de una construcción por otra para obtener algún efecto en el oyente o lector.

Ejemplo:

“(…) El grito deja en el viento

una sombra de ciprés.

(Dejadme en este campo

llorando) (…)”.

(GARCÍA LORCA, Federico, Ay)

â–º ANADIPLOSIS (del griego ana, “de nuevo” y diplosis, “acción de doblar”)

Repetición de la palabra final de una frase o de un verso al comienzo de la frase o verso siguiente.

Ejemplo:“(…) Muy doliente estaba el Cid,de trabajos muy cansado,cansado de tantas guerrascomo por él han pasado (…)”.

(Romancero del Cid)

â–º ANÁFORA (del griego, “acción de elevar”)

Repetición intencionada de palabras o conceptos al principio de una frase, para reforzar el sentido o establecer una simetría entre los versos.

Ejemplo:

“(…) Casada soy, rey Don Juan;

casada soy, que no viuda (…)”.

(Romancero del Cid)

â–º ANÁSTROFE (del griego, “invertir”)

Invertir, en modo inusitado, el orden de las partes que componen una oración. También llamada transposición, representa un defecto de construcción.

Ejemplo:

“(...) Tenía ademanes bruscos y ojos brillantes en una pequeña cara de manzana (...)”

“Ojos brillantes y ademanes bruscos en una pequeña cara de manzana tenía”.

(CAMUS, Albert, El extranjero)

â–º ANTANACLASIS (del griego, “contra” y “repercusión”)

Repetir una palabra en sentido contrario al que antes se le adjudicó.

Ejemplo:“El corazón tiene razones que la razón desconoce”.

(PASCAL)

â–º ANTANAGOGE (del griego, “contra” y “lanzar”)

Hacer recaer sobre el adversario, retorciendo sus argumentos, la fuerza de una prueba o una acusación.

Ejemplo:

“(...) Anastasia: -No, podría haberlo hecho...

Eustaquio: -Tus propias palabras te condenan, mujer. Acabás de decir que no podrías haberlo hecho, y es precisamente lo que yo decía. Sos una incapaz absoluta y no quiero volver a verte”.

â–º ANTICIPACIÓN (del latín anticipatio, “idea preconcebida”)

Refutación de objeciones que vemos venir.

Ejemplo:

“(…) No quiero que interpretéis malamente ahora esta palabra (…)”.

(AZORÍN, El caballero del verde gabán)

â–º ANTIMETÁSTASIS (del griego, “contra” y “cambio”)

Cambio o juego de palabras que encierra dos sentidos en una misma oración, según su orden. También se la denomina antimetábola y antimetalepsis.

Ejemplo:“Comer para vivir, vivir para comer”; “trabajar para vivir, vivir para trabajar”.

â–º ANTISTROFA (del griego, “vuelta”)

Repetir una o más palabras al final de los diversos miembros del período. Inversa a la anáfora, es conocida además como conversión y epístrofa.

Ejemplo:“(…) Todo el universo está lleno del espíritu del mundo; se juzga todo según el espíritu del mundo; todo se realiza y todo se gobierna según el espíritu del mundo. Será cosa de preguntar si igualmente hay que servir a Dios según el espíritu del mundo (…)”.

(BOURDALOVE)

â–º ANTÍTESIS (del griego anti, “contra” y thesis, “posición”)

Juntar en una oración contrarios conceptos o palabras; oposición de palabras o pensamientos.

Ejemplo:

“(…) El pecado mata al hombre, la gracia lo vivifica; el pecado le agrava, la gracia le sublima (…)”.

(NIEREMBERG)

â–º ANTONOMASIA (del griego anti, “en lugar de”, y ónoma, “nombre”)

Emplear una voz apelativa en lugar del nombre propio de alguna persona.

Ejemplo:

“El padre de los pobres” (por San Vicente de Paul); “capitán del siglo” (por Napoleón).

â–º APOSIOPESIS (del griego, significa “de silencio”)

Pausa o reticencia.

Ejemplo:

“(...) Me incliné; ya me regocijaba pensando en tocar la pasta tierna y fresca que formaría entre los dedos bolitas grises... No pude (...)”.

(SARTRE, Jean-Paul, La náusea)

â–º APÓSTROFE (del griego, quiere decir “giro”)

Desvío súbito e inesperado de una frase, al dirigir la palabra a los vivos (presentes o ausentes), a los muertos, a las cosas inanimadas o alegóricas, o a las divinidades. Se utiliza como la exclamación o la interrogación.

Ejemplo:“(…) ¡Oh, envidia, raíz de infinitos males, y carcoma de las virtudes! (…)”.

(CERVANTES, Don Quijote)

â–º ASÍNDETON (del griego syndein, “juntar, reunir”)

Omitir las conjugaciones copulativas, para dar más energía al discurso.

Ejemplo:

“(...) Lágrimas allí no valen, arrepentimientos allí no aprovechan, oraciones allí no se oyen, promesas para adelante allí no se admiten, tiempo de penitencia allí no se da, porque acabado el postrer punto de la vida ya no hay más tiempo de penitencia (…)”.

(De GRANADA, Luis)

â–º CATACRESIS (del griego katá, “contra”, y chresis, “uso”)

Dar a una palabra sentido traslaticio para designar a una cosa que carece de nombre especial.

Ejemplo:

“La hoja de la espada, una hoja de papel”.

â–º COMPARACIÓN (del latín comparatio-onis)

Expresión para realzar un objeto o persona, mediante la indicación de sus relaciones de semejanza o discrepancia con otro objeto o persona.

Ejemplo:

“(…) Descansado los claveles

en el marfil de sus manos,

está la vella Amariles

un arroyuelo mirando (…)”.

(LOPE DE VEGA, Guerras de amor y de honor)

â–º COMPLEXIÓN (del latín, complexio-onis)

Repetición de dos palabras en varias oraciones, una al principio y otra al final.

Ejemplo:

“(…) Para venir a gustarlo todo,

no quieras tener gusto en nada.

Para venir a poseerlo todo,

no quieras poseer algo en nada.

Para venir a serlo todo,

no quieras ser algo en nada

Para venir a saberlo todo,

no quieras saber algo en nada (…)”.

(DE LA CRUZ, Juana, Subida al Monte Carmelo)

â–º COMUNICACIÓN (del latín comunicatio-onis)

Consulta de un orador a sus oyentes, cual si compartieran totalmente su parecer.

Ejemplo:

“(…) Pregunto, pues: ¿de qué se mantienen tantas bocas de padres e hijos, en tiempo que aún no hay grano, como digo, en los sembrados? (...)”.

(De GRANADA, Luis, Introducción al símbolo de la fe)

â–º CONCESIÓN (del latín concessio-onis)

Aceptación de algo al principio, dando a entender que se dispone de razones para retrucarlo.

Ejemplo:

“(…) ¿A qué me lo decís? Lo sé: es mudable,

es altanera y vana y caprichosa;

antes que el sentimiento de su alma,

brotará el agua de la estéril roca.

sé que en su corazón, nido de sierpes,

no hay una fibra que el amor responda;

que es una estatua inanimada; pero...

¡es tan hermosa! (…)”.

(BÉCQUER, Gustavo Adolfo, Rimas)

â–º CONGLOBACIÓN (del latín conglobatio-onis, “aglomeración”)

Reunir muchos argumentos y pruebas; unión armónica de ideas, afectos, palabras.

Ejemplo:

“(...) que si te digo que la extraño, es por algo. Porque mis noches son eternas sin ella, porque busco en la calle sonrisas y no las hallo, porque me cuesta hilvanar mis ideas, porque no le encuentro sentido a mi existencia... (...)”.

â–º CONJUNCIÓN (del latín coniunctio-onis, “lazo”)

Elegancia del lenguaje que multiplica las conjunciones de una cláusula, con el fin de presentar los objetos como aislados para que hieran más vivamente la imaginación.

Ejemplo:

“(...) Y el Santo de Israel abrió su mano

y los dejó; y cayó en despeñadero

el carro y el caballo y caballero (...)”.

â–º CRONOGRAFÍA (del griego cronos, “tiempo”).

Descripción del tiempo, tiempos, etcétera.

Ejemplo:

“(…) Resolviendo las historias

de tanto tiempo pasado...

¿Qué privanza no ha bajado?

¿Qué edad no se ha consumido?

¿Qué hermosura no ha faltado?

Lo que ya vemos que ha sido

parece que aún no ha llegado.

¿Quién se pudiera reír,

quién dejara de llorar,

si se mirase el partir,

si como se usa acabar,

si como se usa morir? (…)”.

(LOPE DE VEGA, Pastores de Belén)

â–º DEMOSTRACIÓN (del latín demonstratio-onis, “mostrar, describir”)

Exposición de un hecho; la relación de un acontecimiento.

Ejemplo:

“(...) Los del velorio nos convidaron con café y yo tomé una taza. En el cajón había una figura de cera en lugar del muerto (...)”.

(BORGES, Jorge Luis, El informe de Brodie)

â–º DEPRECACIÓN (del latín deprecatio-onis)

Expresión de vivo deseo acompañado de peticiones o ruegos.

Ejemplo:

“(…) ¡Oh, si ninguna cosa yo antepusiese a Tí, y por ninguna te trocase, mas todas las cosas tuviese por basura en comparación de Tí! ¡Concédeme, Señor, que el veneno de la envidia nunca inficione mi ánima, sino que en Tí sólo repose, y en Tí sólo halle toda mi salud! (…)”.

(DE GRANADA, Luis, Memorial de la vida cristiana)

â–º DESCRIPCIÓN (del latín descriptio-onis)

Presentación de un objeto de modo vivo, como si se estuviera delante de él. Se la llama, además, hipotiposis.

Ejemplo:

“(…) Vi una barquilla

muy adornada

con gallardetes,

tendal y varias

flores que pendían

haciento sartas (…)”.

(FERNÁNDEZ de MORATÍN, N., La barquerilla)

â–º DIÁFORA (del griego, “diferencia”)

Repetir una palabra, dándole distinta significación.

Ejemplo:

“En la planta superior estaba el jardín de invierno; y ahí, esa maldita planta”.

â–º DISTRIBUCIÓN (del latín distributuo-onis, “división”)

Juntar varias partes en el discurso, y a continuación aplicarles otras tantas que les corresponden por el mismo orden. De la misma manera se denomina cuando a las partes enumeradas se las va caracterizando con sus atributos y distintivos.

Ejemplo :

“(...) Esta riqueza es de dos partes: sierras y llanura y río. La sierra da aceite, vino, leña y casa, y frutos y agua.; la llanura da lanas, carne y pan; y el río (...)”.

(PÉREZ DE OLIVA, Hernán)

â–º DISYUNCIÓN (del latín disiunctio-nis)

Supresión de conjunciones o nexos.

Ejemplo:

“(…) Desmayarse, atreverse, estar furioso

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde, animoso (...)”.

(LOPE DE VEGA, Varios efectos del amor)

â–º DUBITACIÓN (del latín dubitatio, “dudar”)

Proponerse el orador o escritor una duda a si mismo o hacerse alguna pregunta, para prevenir a veces las objeciones que se le pudieran hacer. Hace que el escritor u orador aparezca indeciso sobre lo que ha de hacer o decir.

Ejemplo:

“(…) Para hablar de este misterio de nuestra redención, verdaderamente yo me hallo tan indigno, tan corto y tan agotado, que ni sé por dónde comience, ni dónde acabe, ni qué deje, ni qué tome para decir (…)”.

(De GRANADA, Luis)

â–º ELIPSIS (del latín ellipsis, “falta”)

Omisión de alguna o algunas palabras con intención estética.

Ejemplo:

“(…) Indio que asomas a la puerta

de esa tu rústica mansión,

¿para mi sed no tienes agua?

¿para mi frío cobertor?

¿parco maíz para mi hambre?

¿para mi sueño, mal rincón?

¿breve quietud para mi andanza? (...)”.

(SANTOS CHOCANO, J., ¡Quién sabe!)

â–º ENÁLAGE (del latín enallage, “cambio”)

Mudar las partes de la oración o sus accidentes, como cuando se pone un tiempo verbal o un caso por otro.

Ejemplo:

“(…) Prud: -¿Harás lo que te digo?

Juana: -Posiblemente si (volviera), sí (…)”.

(DIEGO, G., Romance del Duero)

â–º ENIGMA (del latín aenigma; del griego ainigma)

Descripción de una cosa por medio de términos oscuros, bastantes ambiguos para encubrir el sentido oculto de lo que se propone o la adivinación.

Ejemplo:

“¿Cuál es el animal que por la mañana anda en cuatro pies, por la tarde en dos y por la noche en tres?”. (El hombre)

(Enigma de Tebas)

â–º ENUMERACIÓN (del latín enumeratio-onis)

Serie de ideas o de objetos referidos a un mismo asunto, presentada de una forma rápida.

Ejemplo:

“(…) A las aves ligeras,

leones, ciervos, gramos, saltadores,

montes, valles, riberas,

aguas, aires, ardores

y miedos de las noches veladores:

por las amenas liras

y cantos de sirenas os conjuro

que cesen vuestras iras,

y no toquéis al muro,

porque la esposa duerma más seguro (…)”.

(SAN JUAN DE LA CRUZ, Cántico espiritual)

â–º EPANALEPSIS (del latín homónimo, “repetición”)

Repetición de una palabra al inicio de una oración.

Ejemplo:

“(…) Río Duero, Río Duero,

nadie a acompañarte baja,

nadie se detiene a oir

tu eterna estrofa de agua (…)”.

(G. DIEGO, Romance del duero)

â–º EPÁNODO (del griego epánodos, “recapitulación”; epi, “sobre”, y anodos, “vuelta”)

Repetir algunas palabras para desarrollar la idea que contiene cada una de ellas.

Ejemplo:

“(...) El barrio era sombrío; el barrio daba miedo. Barrio de inmigrantes. Los inmigrantes no tenían la culpa; los inmigrantes veían la vida pasar y su silencio aturdía (...)”.

â–º EPANÓRTOSIS (del griego, “rectificar”)

Retractación o explicación de lo que se ha dicho. Corrección es un sinónimo.

Ejemplos:

“(…) Traidores... mas, ¿qué digo? Castellanos, nobleza de este reino (...)”.

(GARCÍA de la HUERTA)

“(…) Que caducáis sin duda alguna creo;

creo, no digo bien, mejor diría

que toco esta verdad, y que la veo (…)”.

(CERVANTES, El viaje del Paraíso)

â–º EPIFONEMA (del latín epiphonema)

Especie de sentencia o reflexión o exclamación profunda que se dice al terminar de escribir o narrar o probar algo.

Ejemplo:

“(…) Vuestra paz era imagen de mi vida,

¡Oh campos de mi tierra!

Pero la vida se me puso triste

y su imagen de ahora ya no es ésa:

en mi casa, es el frío de mi alcoba,

es el llanto vertido en sus tinieblas;

en el campo, es el árido camino

del barbecho sin fin que amarillea.

“Pero yo ya sé hablar como mi madre

y digo como ella

cuando la vida se le puso triste:

¡Dios lo ha querido así! ¡Bendito sea!”.

(GABRIEL y GALÁN, J.M., El ama)

â–º EPÍTROPE (del griego, “concesión”)

Cuando quien habla finge permitir al arbitrio ajeno una cosa. También, cuando se otorga a otro licencia para que empeore nuestros males. Se le dice, además, permisión.

Ejemplo:Muertas sus abejas por hambre y enfermedad, el pastor Aristeo (hijo de los dioses Apolo y Cirene) dijo a su madre: “Si no estás contenta, destruí también mis árboles, mieses, viñas y ganados (...)”.

(VIRGILIO, Geórgicas)

â–º ETOPEYA (del latín ethopeia)

Descripción de los rasgos o costumbres de una persona.

Ejemplo:

“(…) Hermosa sin los amaños

de enfermizas vanidades,

tiene unos ojos castaños

con un mirar sin engaños

que infunde tranquilidades (...)”.

(GABRIEL y GALÁN, J.M., Mi montaraza)

â–º EUFEMISMO (del latín euphemismus)

Palabra o expresión que sustituye a otra de mal gusto, molesta, inoportuna.

Ejemplo:

“(…) El anda siempre juyendo,

siempre pobre y perseguido;

no tiene cueva ni nido,

como si fuera maldito;

porque el ser gaucho... ¡barajo!,

el ser gaucho es un delito”.

(HERNÁNDEZ, José, Martín Fierro)

â–º EXCLAMACIÓN (del latín exclamatio, “emoción”)

Expresar en forma exclamativa, con vigor y eficacia, un movimiento del ánimo; para dar vigor y eficacia a lo que se dice.

Ejemplo:

“(…) ¡Oh gloria inmortal de campos! ¡Oh afortunado campazas! ¡Oh dichosísimos padres! ¡Oh monstruo del púlpito! ¡Oh confusión de predicador!1 ¡Oh pozo! ¡Oh sima! ¡Oh abismo! (…)”.

(De CAMPAZAS, Gerundio)



Gaviotas

 

Copyright © 2006-2014Portal de Poesía